Amo el amor que se reparte en besos, lecho y pan.

Sirve para una venda de enfermos, sirve para hacer señas en una despedida, detrás de la ausencia es el color que solo quiere reemplazar, cubrir, tragar, vencer, hacer distancias.

Pido silencio. Y solo quiero cinco cosas. Una es el amor sin fin. Lo segundo es ver el otoño. Lo tercero es el grave invierno. En cuarto lugar el verano. La quinta son tus ojos, no quiero ser sin que me mires: yo cambio la primavera porque tú me sigas mirando.

Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños.

Decidí enamorarme de la vida, es la única que no me va a dejar sin antes hacerlo yo.