Pido silencio. Y solo quiero cinco cosas. Una es el amor sin fin. Lo segundo es ver el otoño. Lo tercero es el grave invierno. En cuarto lugar el verano. La quinta son tus ojos, no quiero ser sin que me mires: yo cambio la primavera porque tú me sigas mirando.