Quizás Dios quiera que conozcas a mucha gente equivocada antes de que conozcas a la persona adecuada, para que cuando al final la conozcas, sepas estar agradecido.

Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa.

La felicidad no es como dicen, que solo dura un instante y no se sabe que se tuvo sino cuando se acabó. La verdad es que dura mientras dure el amor. Porque con amor, hasta morirse es bueno.

Puedes ser solamente una persona para el mundo, pero para una persona tú eres el mundo.

Ni el amor es una jaula, ni la libertad es estar solo. El amor es la libertad de volar acompañado, es dejar ser sin poseer.

Solo porque alguien no te ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser.